Disciplina Positiva

Crianza con amor y respeto

¿Qué es?

Disciplina positiva es una herramienta que ayuda a todas las personas involucradas en la crianza de los niños a entender lo que hay detrás de su comportamiento y guiar su camino siempre de forma positiva, afectuosa, respetuosa y firme al mismo tiempo. Todo lo anterior, con la intención de enseñar al niño competencias básicas para la vida.

Su propuesta tiene como base unos pilares fundamentales para la crianza basados en el respeto y la dignidad del ser humano, pero cuya premisa fundamental es la combinación permanente de la firmeza y la amabilidad. Esto permite crear una atmósfera de respeto mutuo que facilita un clima propicio para una sana disciplina tanto en casa como en el aula.

La base de disciplina positiva es la comunicación, el amor, el entendimiento y la empatía. Todo esto nos permitirá disfrutar de las relaciones familiares y omitir de nuestro estilo de crianza algunas actitudes inadecuadas que no fomentan el respeto como lo es el castigo. ¿Te habías plateado alguna vez si hay otras opciones diferentes al castigo? En disciplina positiva podrás encontrar repuesta a este interrogante.

Podríamos decir entonces qué es y qué no es Disciplina positiva:

La disciplina positiva ES:

  • Encontrar soluciones a largo plazo.
  • Desarrollar la autodisciplina de los hijos.
  • Comunicar con claridad las expectativas, reglas y límites.
  • Construir una relación mutuamente respetuosa.
  • Enseñar habilidades útiles para toda la vida.
  • Aumentar la capacidad y la auto-confianza para manejar desafíos vitales.
  • Enseñar cortesía.
  • Empatía.
  • Amor propio.
  • Respeto por sí mismo y por los otros.

La disciplina positiva NO ES:

  • Permisividad.
  • Dejar que tu niño(a) haga lo que él desea.
  • No tener reglas.
  • No tener límites.
  • Reacciones de corto plazo generadas por castigos, violencia física como dar unas palmadas o golpear.

¿Qué promueve?

En el proceso de crianza de nuestros hijos quisiéramos encontrar respuestas a múltiples interrogantes que se nos presentan día a día y que varían según las etapas en las que nuestros hijos se encuentren según la edad. Algunas de esas inquietudes podrían estar relacionadas con:

  • Establecimiento de rutinas. (hora del sueño, hora del baño, hora de la comida, entre otras)
  • Problemas alimenticios.
  • Mal comportamiento.
  • Desobediencia.
  • Rebeldía.
  • Peleas entre hermanos.
  • Manejar los conflictos sin agresión física.
  • Manejo de pataletas y berrinches.
  • Manejo de la frustración.
  • Autocontrol.
  • Establecimiento de normas.
  • Realización de deberes en casa.
  • Entre otros.

Disciplina positiva es un apoyo para los padres, maestros y en general todas las personas que forman parte de la crianza en todos estos aspectos mencionados ya que promueve los siguientes aspectos:

  • Sentido de conexión con tu hijo.
  • Sentido de pertenencia y significado.
  • Respeto mutuo.
  • Equilibrio entre amabilidad y firmeza.
  • Efectos a largo plazo. (habilidades para la vida)
  • Habilidades sociales y de vida.
  • Cooperación.
  • Descubrimiento de las propias capacidades.

Reseña histórica

El modelo educativo conocido como Disciplina Positiva está basado en la obra de Alfred Adler y Rudolf Dreikurs. Alfred Adler introduce por primera vez los talleres para padres y profesores con el fin de formar y apoyar a los educadores para lograr mejorar la sociedad a través de la educación de niños y jóvenes por medio de una acción colaborativa entre padres, profesores, psicopedagogos y demás profesionales de la educación. La teoría defiende un trato respetuoso a niños y adolescentes, sin caer en el peligro de la permisividad y ausencia de límites.

Esta disciplina fue inicialmente implementada en Viena por el Dr. Adler y posteriormente fue llevada a Estados Unidos por el Dr. Dreikurs. Décadas después en 1980 estas teorías educativas encuentran un nuevo impulso gracias a la labor de Jane Nelsen y Lynn Lott que escriben un manual sobre educación para padres titulado “Positive Discipline” que hoy en día, tras 35 años ha logrado un importante grado de difusión en Estados Unidos, América Latina y Europa. En nuestro país la primera promoción certificada se logra con Gigliola  quien lo trae a Colombia en el 2010  y llega  a Medellín por medio de Ana María Reyes y María Alejandra en el 2011.

Share This